La frase

La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante. (Antonio Gala)

viernes, 30 de enero de 2009

El tiempo se nos va...

El día tiene 24 horas y todas las tenemos bien programadas y ordenadas en su contenido, y sin embargo, al final del día, tenemos la sensación de que nos ha faltado tiempo... de que hemos dejado cosas pendientes por hacer...
Nos arrastra la vorágine de acontecimientos diarios y no somos conscientes de la situación.

El caso es,
que el tiempo se nos va sin darnos cuenta,
con la sensación de que algo nos falta por hacer...

Si hacemos un alto en el camino y reflexionamos, veremos que esto ocurre porque equivocamos el orden de prioridades. Es necesario reestablecerlo para sentirnos dueños de nuestro tiempo.

Una cuestión interesante es determinar qué es urgente y qué importante en nuestra vida. Lo que para unos puede ser importante, para otros puede ser urgente. Es como establecer lo que es necesario y lo que es imprescindible. Todo dependerá de nuestro orden de prioridades y necesidades.
Hay que trazar metas, no solo en lo profesional, sino también en lo personal. Los días pasan... y tenemos que controlar nuestro tiempo, encontrar nuestro pequeño espacio.

22 comentarios:

Shikilla dijo...

Emma, es cierto que nos faltan horas, vamos deprisa y lo único que conseguimos es llenarnos ...¡de vacíos! aunque parezca una paradoja.

Aunque yo aprovecho cada minuto que estoy con mi familia, con mis hijos, mis amigos, siempre tengo la sensación de que el trabajo, la casa, los compromisos sociales que no me gustan...son como un monstruo insaciable que traga y traga lo que le eches, así que últimamente le echo nada más que lo imprescindible.

Besitos, Emma

Pedro dijo...

Has dado con mi talón de Aquiles, Emma. Soy un fanático del control del tiempo. Creo que ahí está la clave de la felicidad, en gestionar correctamente nuestro tiempo, pero es algo muy difícil y subjetivo. Lleva su "tiempo".

Un beso.

Janton dijo...

Tienes mucha razón, pero es que vivimos tan al minuto, tan atados por horarios y obligaciones, muchas de ellas autoimpuestas, que aunque sea un contrasentido (y hasta una ironía) nos falta tiempo para reflexionar y priorizar, operaciones ambas necesarias para gestiornar el tiempo. Podríamos decir, si se me permite el juego de palabras, que no tenemos tiempo de tener tiempo...

Desde luego tarde o temprano hay que pararse, sentarse y pensar. Y sacar conclusiones y tomar medidas en función de esas conclusiones. Ah, pero rápido, que se nos echa el tiempo encima...

Emma dijo...

Sí Pedro, el control de nuestro tiempo nos puede llevar a ser felices, siempre y cuando sepamos priorizar aunque, como dice Janton es tarea difícil ya que horarios y obligaciones nos arrastran.
Pero debemos tenerlo muy claro y no deberíamos permitir que éstos sean los primeros en esa lista.
Si como Shikilla, nos damos cuenta y sabemos frenar a tiempo y cerrar la puerta a lo que no queremos que nos ocupe más tiempo del necesario, podemos ser felices.

Ki dijo...

El tiempo pasa tan rápido, que no tenemos momentos ni para pensar en nosotros mismos...

Luismi dijo...

bueno, yo soy un adolescente que tiene que lidiar con las temporadas de exámenes, salir con los amigos, leer mis libros, pasar tiempo con la familia, estar con mi chica... yo estoy seguro de que no distribuyo bien el tiempo, porque no me da tiempo a nada después de estudiar :S

y le doy la razón a Pedro, una de las claves para ser feliz en distribuir el tiempo :)

Emma dijo...

Hola Ki, gracias por tu visita. Hay que sacar tiempo de donde sea si en ello está nuestra felicidad. Va también por ti Luismi.
Un saludo a los dos.

Julio dijo...

Visitando por aquí y por allá, he llegado a tu blog y lo primero que me ha llamado la atención es el título del mismo. Enseguida me he dicho: mira, una persona feliz :)
No son frases que se pridiguen mucho hoy día.
En cuanto al post, creo que la mejor forma de no perder el tiempo, hagamos lo que hagamos, es siendo felices.

Encantaado, un abrazo

Joan Martín dijo...

Interesante reflexión... porque da que pensar (y se me antoja que ese dar también es una forma de generosidad). Da que pensar la distinciones que estableces entre "importante" i "urgente". Y encuentro que son interesantes porque permiten hacer generalizaciones (que tampoco son tan nocivas, hacerlas de vez en cuando, ya que representan el bosque, es decir, nos ofrecen panoramas, para no entretenernos árbol por árbol, que a veces no nos dejan ver el conjunto). Creo que vivimos más bajo la categoría de "lo urgente", eso parece indicar las prisas que tantas veces experimentamos; aún en el ocio, parece que el vértigo de la velocidad sea lo excelente. Y, claro, un exceso por un lado a veces representa un defecto por el otro. Con tanta urgencia para cualquier cosa, ¿Dónde queda aquello que para mí es importante y que sólo a mi compete detectar y darle atención?
Saludos.

Emma dijo...

Hola Julio.

Yo no entiendo la vida sin felicidad, pero no la absoluta, esa sí que es utópica, sino la que se encuentra en determinados momentos, gestos, palabras, personas, actitudes...., que me llenan de alegría, satisfacción personal..., o simplemente me arrancan una sonrisa cuando más lo necesito, ya sabes, en días bajos de moral. Por ello es importante dosificar, controlar y administrar nuestro tiempo. Es la clave.


Hola Joan Martín.

Compartir nuestro tiempo con los demás es una forma de generosidad..... tienes razón...... cuánto da de sí esta reflexión......

Bonito paralelismo con el bosque.

Yo no puedo responder a tu pregunta, eso solo tú lo sabes. Pero sí te contaré que para mí son más las cosas importantes en mi vida que las urgentes.
Es importante que todo en mi familia esté en orden, no perder el contacto con mis amigos, mantenerme activa física y mentalmente....
Tan solo hay un asunto que comienza a ser urgente..... he cerrado una puerta donde ya todo era oscuridad y las motivaciones se esfumaron, y necesito encontrar una abierta donde la luz brille de nuevo...... en fin..... todo llegará.
De momento mi tiempo lo dedico casi por entero a reencontrarme...... tiempo para mi.....

Gracias por vuestra visita y vuestras palabras, Julio y Joan Martín, me pasaré por vuestra casa.

Uve dijo...

Hola Emma,
Para poder publicar en post yenodeblog, puedes mandarnos tu dirección desde CONTACTO, que es comodo porque no tienes que abrir nada más, jeje

o también mandando un correo a yenodeblog@hotmail.com

Saludos!

El_Valencianet dijo...

Güauuu!!!
Esta entrada... me ha dejado perplejo, me ha hecho pensar más de lo habitual ^^.
Es una lástima que no tengamos más de 24 horas y que de esas 24 horas solamente podamos aprovecharlas en nosotros mismos, ya que por desgracia, no podemos ayudar a gente que necesite de nuestra ayuda, no podemos ayudarla... porque tenemos familia que alimentar y una crisis de la que pasar.

Cuidaros!!
En especial tu Emma.

Emma dijo...

Gracias uve, pero ya no hace falta, Európides lo ha hecho por mí.
Un saludo.

Hola Valencianet!
La verdad es que es un tema que da mucho de sí y que pensar.
La ayuda a los demás no tiene por qué ser material. Es más, no debería ser material, la solidaridad no se paga con dinero, sino con actos. Piensa en el voluntariado o el asociacionismo. Además de creer en ello, es TIEMPO lo único que necesitas, Valencianet. Por mi experiencia te puedo decir que las horas que durante 5 años he dedicado a ello han sido muy gratificantes y de una satisfacción personal que no tiene precio. Aunque a mí, de momento, se me ha agotado ese darme tanto a los demás, y necesito quedarme un poquito conmigo misma durante un tiempo. Recargar energía.
Gracias por tu preocupación guapo.
Estoy bien.
Un besito.

GINEBRA dijo...

Parece sencillo, querida Emma pero con nuestra tendencia a complicarlo todo se vuelve un poco galimatías, ¿verdad???
Besos urgentes y necesarios, jejejejejje.

Joan Martín dijo...

Con lo de la atención a uno mismo y con lo de la generosidad (solidaridad, asociacionismo, voluntariado o simplemente con el hecho de compartir la vida) me ha pasado por la cabeza esta imagen. Imagina que somos, cada cual, una espléndida fuente, con su recinto lleno de refrescante, potable, musical y azulada agua que no cesa de moverse, según sus onduladas maneras. Un surtidor del mismo conjunto no cesa de alimentar aquel continente. Los demás se sirven de sus saludables aguas. Sin embargo, imagino, que por atención a los demás descuido las atenciones debidas al surtidor. El agua del bello y irregular recinto se agota porque ha queda obstruido el surtidor que representa la atención a mi mismo.
A menudo las mejores aguas se recogen y manan del subsuelo.
En fin me ha pasado esto por la cabeza y he querido escribirlo aquí, básicamente porque me ha dado la gana.
(De la expresión "siempre hace lo que le da la gana" el problema no está en las ganas, sino que puede que esté en "lo que")

Emma dijo...

Gracias por tus besos Ginebra,los guardaré en una cajita hecha de mucho amor y decorada con un lazo de sentimientos.
Cuídate preciosa.

Hola de nuevo Joan Martín, de nuevo uno de tus paralelismos.... me gusta (corro peligro de adicción).
Pues así, ni más ni menos, me siento en este momento de mi vida. Lo peor es que muchos de los que se han estado “aprovechando” de mis aguas, no se han dignado a agradecerlo. Peor para ellos. Yo me llevo grandes satisfacciones.
Supongo que descuidé mi surtidor y ahora lo estoy pagando..... (necesito un fontanero urgentemente jejejeje)
Aquí, tú y todo aquel que así lo desee, siempre seréis bienvenidos para explicar, debatir o relatar paralelismos (espero el próximo), cuando queráis.
Una salutació i bona nit.

Ki dijo...

La Felicidad no es una utopía. Existe... solo hay que buscarla, aun, pasando por caminos largos y tristes, que hagan perder la sonrisa... La única manera de llegar a la cornisa, es con risa y sin mucha prisa...

Besos Emma :)

Emma dijo...

¡Ay Ki!, cómo me ha emocionado que me recordaras el nombre del blog, que es mi santo y seña además, porque creo en ello firmemente.
Muchas gracias por la fuerza que me das con tus palabras.
Un beso.

Emma dijo...

¡Ay Ki!, cómo me ha emocionado que me recordaras el nombre del blog, que es mi santo y seña además, porque creo en ello firmemente.
Muchas gracias por la fuerza que me das con tus palabras.
Un beso.

Tinika dijo...

Hola Emma, discúlpame por no haber pasado ante por tu blog a saludarte y darte las gracias por tu participación en el mio.
El tiempo...hay el dichoso tiempo pero como bien tu escribes y también como dice mi querido y admirado Fito (Fitipaldis) NO SIEMPRE LO URGENTE ES LO IMPORTANTE. Deberíamos aprender un poco a distrubirlo de una forma más correcta y sobre todo más placentera para nosotros mismos.

Besotes y de nuevo gracias por tus comentarios.

P.D. Referente al post que publico hoy...que te puedo decir amiga, que mucha paciencia sobre todo (aunque en momentos la perdamos) y sobre todo muchas dosis de felicidad para esa persona que esta librando su dura batalla, ojalá gane esa maldita guerra. Con todo cariño y porque se lo que es te mando todo mi apoyo.
Hoy no logro reprimir las lágrimas al hablar de este asunto.

Emma dijo...

Hola Tinika, gracias por seguirme.
Es fácil decirlo, es más sencillo proponérselo, pero ponerlo en práctica... es más complicado, pero no imposible.

Besos cariñosos.
Gracias por tus palabras de ánimo.

Allek dijo...

el tiempo se va... como el agua entre las manos.. se nos va...