La frase

La felicidad es darse cuenta que nada es demasiado importante. (Antonio Gala)

miércoles, 6 de junio de 2012

Tanto los amigos como los avinagrados son necesarios en la vida. El ying y el yang, la calma y la tempestad. A los amigos los tenemos siempre cerca y con ellos nos damos cuenta de lo que merece la pena que ocupe parte de nuestra vida; y los avinagrados consiguen, apareciendo de vez en cuando (menos mal), que reconozcamos lo que es imprescindible apartar de ella para ser más felices. El cocktel perfecto que hay que saber combinar para que el avinagrado no acabes siendo tú.

En el amor unos, en el desprecio otros, los dos te duelen en algún momento. El primero, cuando encuentra una espina en el camino, sana y se refuerza con la comprensión y empatía que habita en la relación; el segundo, muere con tu indiferencia, el olvido... eso hace que el parásito que es, la araña que teje su inquina hacia ti, pierda importancia en tu vida.

Tanto unos como otros, sienten y tienen razones y motivos para estar en un lado u otro de la balanza y es fácil reconocer el peso que tiene cada cual: Un amigo escucha sin juzgarte, un avinagrado juzga sin escucharte.

¡Vive y deja vivir, todos seremos más felices!

2 comentarios:

José GDF dijo...

A veces, un avinagrado lo es por algún motivo puntual que le ha cambiado la vida... O lo es con unas personas y extremadamente amable con otras (estos suelen ser llamados también hipócritas). También los hay que tienen malos días y parecen avinagrados a los ojos de quienes les han conocido ese día y se quedan con esa imagen...

Que no es fácil clasificar a las personas es lo que quiero decir. Lo importante es saber quienes son las personas que te quieren bien. Entonces es cuando se sabe si es su estado de ánimo o es avinagrado de verdad... Y si es avinagrado y se merece una segunda oportunidad... ¡Habrá que ver qué es lo que lo avinagra y endulzarlo! Muchas personas viven amargadas porque no encuentran su hueco en la vida, y ese hueco puede ser cualquiera de nosotros quien lo puede llenar de alguna manera.

Me alegra ver de nuevo líneas tuyas por aquí, Emma. Un abrazo.

Emma dijo...

Hola José!
Hablo de avinagrados (ahora me suena mejor "avinagraos" jeje) por no decir enemigos. Me parece demasiado dura esa palabra para algo que prefiero pensar que ha sido una actitud puntual por discrepancias, malosentendidos y poco interés en conocer antes de juzgar.
Imaginarás que está escrito después de una vivencia reciente.

Me paso a leerte, o mejor.... a escucharte? :)
Un abrazo!